Liverpool 2 – 0 Manchester United: Los reds marcan los límites en Inglaterra

el

No quedan palabras para definir al Liverpool de Klopp. Están superando límites que quedarán para siempre en la historia del fútbol. Somos afortunados de vivir esta etapa del Liverpool. Con 64 puntos de los 66 posibles en esta temporada de Premier, los reds tienen, prácticamente, la liga ganada en tan solo 22 jornadas. Esta tarde se medía en Anfield ante un Manchester United que ha sabido estar a su nivel y crear ocasiones de peligro. De hecho, la afición ha vivido con el corazón en el puño. El empate y por lo tanto, la ruptura de racha del Liverpool, han estado muy cerca. Nada que reclamar a los de Solskjær, han peleado hasta el final y le han hecho pasar a su rival malos ratos. Si hubiese estado Rashford sobre el terreno de juego, tal vez tendríamos un resultado distinto.

El partido comenzó sin ritmo. Ningún equipo se hacía con el control del encuentro y eso desubicó a todos los jugadores. Fueron los red devils los que iniciaron la forma del juego, entonces el partido empezó a tomar intensidad y ya pudimos ver detalles de cómo serían los próximos minutos. Los de Solskjær tenían todo ideado y les funcionó durante los primeros minutos, no dejaban entrar al Liverpool en el área. Sin embargo, no les duró demasiado tiempo el plan perfecto. En el minuto 14, Van Dijk nos dejó boquiabiertos con un remate de cabeza imposible de parar. A partir de ese momento, el equipo local se creció y fue superior a su rival, aunque estos también tenían ocasiones que los hacían temblar.

La segunda mitad se definió por una intensidad increíble en el juego por parte de los dos equipos. Los aficionados no paraban a pestañear por si se perdían algo importante. Fue una lucha constante de posesión y control a lo largo de los segundos cuarenta y cinco minutos. El Liverpool era el equipo dominante, pero el Manchester United nunca perdió la esperanza y se convirtió en su bestia negra durante la recta final del partido. Los de Klopp quedaron perplejos mientras su rival se hacía fácilmente con el balón y llegaba a su área. Fueron unos quince minutos en los que el empate estaba más que cerca y la ilusión del los red devils por llevarse un punto a casa y, sobre todo, por empatar al grandioso Liverpool, era notoria. Sin embargo, no llegaban a definir con precisión, faltaba su referente en ataque, el que aprovecha cualquier oportunidad para encajar el balón en la portería, Marcus Rashford. No duró mucho la alegría del equipo de Manchester, Salah se encargó de sentenciar el partido en el último minuto, poniendo el definitivo 2-0 en el marcador. El Manchester United debe estar orgulloso del partido que ha jugado, tiene un gran margen de mejora para volver a ser el equipo que fue. Mientras tanto, el Liverpool no deja de superarse a sí mismo. La grandeza del fútbol.

Fuente: Twitter oficial Liverpool

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .